Atribución social.

La atribución ha sido planteada para realizar explicaciones acerca de las maneras en que se juzga de forma diferente a las personas, dependiendo de que significado se aplique a un comportamiento dado. De modo específico determina si un comportamiento observado fue causado ya sea interna o externamente. Los comportamientos causados internamente son aquellos que se consideran que está bajo el control de la propia persona, en cambio los comportamientos causados de forma externa se consideran que son el resultado de causas externas.

Teorías de Atribución ( Heider; Jones, Davis y Kelley).

Teorías de Atribución (Fritz Heider )
La teoría de la atribución de Fritz Heider es un método que se puede utilizar para evaluar cómo la gente percibe el comportamiento de sí mismo y de la demás gente. La teoría de la atribución está referida a cómo la gente genera explicaciones causales. En su libro de 1958 “la psicología de las relaciones interpersonales”, Heider dice que todo comportamiento se considera que sera determinado por factores internos o externos:

*Atribución externa: La causalidad se asigna a un factor, a un agente o a una fuerza exterior. Los factores externos se salen fuera de control. Usted percibe que no tiene ninguna opción. Entonces su comportamiento está influenciado, limitado o aún totalmente determinado por influencias fuera de su control. Por lo tanto, usted se siente como no responsable por su comportamiento. Un ejemplo genérico es el tiempo. También se le conoce como: Atribución circunstancial.

*Atribución interna: La causalidad se asigna a un factor, a un agente o a una fuerza interior. Los factores interiores caen dentro de su propio control. Usted puede elegir comportarse de una manera particular o no. Su comportamiento no es influenciado, limitado o totalmente determinado por influencias fuera de su control. Por lo tanto, usted se siente responsable. Un ejemplo típico es su propia inteligencia. También se le conoce como: Atribución Disposicional.

Una de las características más asombrosas de los seres humanos es que creemos que podemos explicar cualquier cosa. La investigación de los psicólogos ha revelado que la mayoría de la gente esta predispuesta a juzgar quién o qué es responsable de un acontecimiento o de una acción:

Tendemos a atribuir los éxitos de otros y nuestras propias fallas a factores externos. No percibimos el éxito de otros como un mérito propio y tampoco las persibimos como nuestras propias fallas.

Tendemos a atribuirnos nuestros propios éxitos y señalar como resultado de sus factores internos las fallas de los otros. Percibimos nuestros éxitos como nuestro propio mérito y la fallas de los demás como sus propias responsabilidades.

Otros factores que se creen relevantes en la teoría de la atribución son:

*¿Le gustamos a otras personas o no? Si la respuesta es sí, lo más probable es que lo asignemos a una atribución interna.

*¿Si hay una recompensa o un castigo unido a un comportamiento? a atribución externa es la reacción más probable.

*¿Está la otra persona altamente motivada persona altamente para el logro o no?

Según Weiner una persona altamente efectiva actúa asi: Se aproxima en lugar de evitar las tareas relacionadas con tener éxito. Porque él cree que el éxito se debe a altos grados de capacidad y esfuerzo de los cuales se siente confiado. Si se cree que el fracaso es causado por la mala suerte o por un examen pobre, es decir, que no es su falta, el fracaso no lastima su autoestima y en el caso de éxito, reforzará su orgullo y confianza.

Persiste cuando el trabajo se pone dificil en lugar de rendirse. Porque el fracaso se asume atribuible a una carencia de esfuerzo, que él puede cambiar esforzándose más. Selecciona los desafíos de dificultad moderada (tasa de éxito del 50%). Porque la retroalimentación de esas tareas te dice más sobre cuán bien lo estás haciendo, mientras las tareas muy difíciles o muy fáciles le informan poco sobre su capacidad o eficacia. Trabaja con mucha energía porque cree que los resultados están determinados por cuánto empeño pone en alcanzarlos.

Teoría de las inferencias correspondientes: Jones y Davis.


La teoría de Jones y Davis, pretende explicar acerca de la predicción y control del comportamiento de otras personas. (Morales et al., 1999) Pero no se considera lo que rodea a la conducta, entre ellas el ambiente.

Morales et al. Mencionan que las atribuciones internas o personales nos sirven para predecir la conducta. Para que se produzca una inferencia correspondiente debe darse una condición previa: la intención. Si el actor ha realizado una conducta de forma no intencional, dicha conducta no podrá atribuirse a sus características personales.

Jones y Davis Mencionan acerca de tres características principales en el proceso de inferencia, en el cual se explica la conducta del individuo a partir de la conducta observada: Los efectos no comunes de la acción, conductas que cambian y que no son las que no entran dentro de las actividades realizadas normalmente.

Las expectativas sobre el actor, que observan cuando el actor esta realizando conductas antinormativas o poco deseables socialmente.


Según Morales, las primeras proceden del conocimiento previo que posee sobre la persona observada y la segunda del conocimiento que se tiene sobre la categoría o grupo social al que pertenece.

Factores de la Atribución Kelley (1967).

Kelley profundizó sobre la teoría de Heider agregando hipótesis sobre los factores que afectan la formación de las atribuciones:

*Consistencia de la información. El grado en el cual el agente adopta el mismo comportamiento ante un evento en diferentes oportunidades.

*Distinción de la información. El grado en el cual el agente adopta diversos comportamientos ante diversos eventos.

*Información concensuada. El grado en el cual otros agentes adoptan el mismo comportamiento ante el mismo evento.

¿Es la causa de éxito o de fracaso controlable o no? Un factor controlable es aquel que nosotros creemos que podemos alterar si así lo deseamos. Un factor incontrolable es aquel que no creemos que podamos alterar fácilmente.

El éxito se puede atribuir por lo menos a cuatro cosas:

*Esfuerzo. Un factor interno e inestable sobre el que podemos ejercitar mucho control.
*Capacidad. Un factor relativamente interno y estable sobre el cual no ejercitamos mucho control directo.
*Nivel de dificultad de la tarea. Un factor externo y estable que está en gran parte más allá de nuestro control.
*Suerte. Un factor externo e inestable sobre el cual ejercitamos muy pequeño control.

Modelo de covariación y los esquemas casuales: aportación de Kelley.

Cuando analizamos la conducta de algún sujeto, solemos tratar de explicar también su comportamiento. Este comportamiento es explicado no solamente con las teorías antes mencionadas. El contexto donde se desarrolla el comportamiento es observado. Así mismo sabemos como reaccionan los actores en diversas situaciones y ante distinta información. Kelley (1967,1972) identificó las variables clave que consideramos cuando tenemos esa información para decidir si alguien actúa como resultado de una disposición interna (una atribución de persona o como respuesta a otra persona, objeto o situación del entorno (una atribución de entidad). (Worchel et al., 2002)


Kelley describió tres tipos de información que se utilizan en el proceso de atribución: consenso, distintividad o carácter distintivo, y consistencia o congruencia.

La congruencia se refiere a si la respuesta que se observa en el individuo es congruente a la situación. La distintividad es la explicación a porque el comportamiento es inusual en la situación.

El consenso se refiere a si las demas personas responden de igual manera a la misma situación.

Según Worchel et al., investigaciones recientes (Milton 1990; Milton y Sugolsky, 1986), han puesto en duda que tanto pasamos en verdad por este calculo de causas descrito por Kelley a la hora de las atribuciones. Hacen referencia a que no solo explicamos en base al proceso de covariación, sino también a la condición extraña que lo produjo.

Otos factores como el caso de consenso están implicados, Nisbett y Borgida, plantean la teoría de Kelley es mas complicada de lo que parece. Es preciso tener en cuenta la representatividad percibida de la muestra y el carácter explicito o implícito del consenso. Morales et al. (1999). Por otra parte, esquemas casuales son utilizados para el proceso de atribución. Morales et al. , hablan acerca de que el juicio atributivo no solo se da cuando todos los elementos de información están especificados. Sucede que muchas veces no hay tiempo para reunir y procesar todos los elementos observados. El no poder reunir toda esta información, hace generar en ciertas circunstancias juicios atributivos. A estos juicios atributivos se le conoce como “Esquemas casuales”.

Dos esquemas casuales son definidos:

*Causas suficientes múltiples (CSM), la cual explica que la conducta puede obedecer a distintas causas, pero cada una de esas causas por si sola, puede causar un efecto. Causas necesarias múltiples (CNM), que se produce al actuar dos o más causas a la vez.
*Toda esta manera de procesar la información depende de estos y otros factores, entre ellos el como es la percepción tanto del que observa como el observado.


El que percibe y el que es percibido.
Jones y Nisbett (1972), afirman que las heteroatribuciones tienden a ser internas, mientras que las autoatribuciones tienden a ser externas. Así mismo piensan que las diferencias entre actor y observador son sistemáticas y obedecen a diversos factores informativos, perceptivos y motivacionales.

Según Morales, el principal factor perceptivo lo constituyen las diferencias en las saliencias respectivas de conducta y situación. Lo “saliente”, refiere la situación, pero para el observador lo observable es “la conducta”. Por otro lado, las diferencias motivacionales son claras: una atribución externa permite al actor, en muchos casos, eludir las responsabilidades que se pueden derivar de una conducta poco apropiada y mostrar su flexibilidad y su capacidad de adaptación en otros; el observador por otro lado no tiene porque recurrir a este tipo de explicaciones. (Morales et al., 1999). Esto nos conduce a analizar si todas las inferencias que hacemos son correctas.

Error de Atribución

Una conducta se puede interpretar de formas completamente diferentes. (Morales et al., 1999). Por otro lado, es probable que los juicios atributivos que hacemos, no existen criterios firmes, por tanto Morales plantea llamarles sesgos.

*El primero es al que llama Echebarría “psicologización”, estudios mencionan acerca de la tendencia atributiva a disposiciones internas. (Jones & Harris, 1967). La “psicologización” se refiere a seguir haciendo juicios atributivos relativos a disposiciones internas, a pesar de tener información que demuestre lo contrario.

*El segundo habla, sobre el atribuir causas internas al éxito del grupo, y por otro lado, atribuir causas externas al grupo opuesto o rival, en caso de que tengan éxito.

¿Por qué estudiamos los errores de atribución.?

El error fundamental de atribución consiste básicamente en un mecanismo con la función de explicar el comportamiento de una persona y achacar dicho comportamiento a sus características psicológicas sin tener en cuenta la influencia de la situación. Cuando los errores de atribución se refieren a las relaciones entre grupos, el mecanismo que explica dichas atribuciones se denomina "error último de atribución".

*Error fundamental de atribución: Tendencia de los observadores a subestimar (quitar impoetancia) las influencias situacionales y a sobreestimar (dar más importancia) las influencias disposicionales sobre la conducta de los demás. (también llamado sesgo de correpondencia).

*Consiste en ponerte desde el punto de vista de la otra persona, para así ser capaz de saber porqué ha hecho una determinada acción.


*Cometemos el error de atribución cuando explicamos la conducta de otras personas, pero no cuando explicamos la nuestra.

*Los errores de atribución, básicamente, los estudiamos, para:

*Desarrollar nuestra capacidad de pensamiento crítico

*Relevar la manera en que pensamos respecto a nosotros mismos y a los demás.

El Error Fundamental De Atribución.

¿Ocurre en la vida cotidiana el error fundamental de atribución?

Sí, ya que, nos pasamos el día intentando explicar la conducta de los demás, por que las demás personas han actuado de esta forma o de otra, intentamos encontrarle una explicación lógica a las conductas de los demás.

¿Por qué cometemos el error de atribución?

*Diferencia de perspectiva: Nuestra perspectiva es diferente cuando actuamos a cuando observamos. Cuando observamos; atribuimos a las personas lo que sucede.

*Cuando actuamos: se lo atribuimos a la situación.

*El efecto del tiempo: El observador, va dando cada vez, más crédito a la situación.

*No solemos ser auto-conscientes: Cuando nuestra atención se centra en nosotros mismos nos atribuimos más responsabilidades.

*El desconocimiento del otro: Cuando menos oportunidad tenemos de observar la conducta de las personas en contexto, más la atribuimos a su responsabilidad. Las impresiones de segunda mano, son más extremas.

*Diferencias culturales: Por ejemplo, nuestro punto de vista occidental del mundo nos predispone a asumir, que las personas, no las situaciones, causan los eventos.
¿Es fundamental el error de atribución?.

Sí, ya que, de cierta manera, intenta dar forma a nuestras explicaciones, de manera básica e importante.

¿Cómo nos vemos y nos explicamos a nosotros mismos?.

Uso de la Teoría de la atribución. Aplicaciones

*Psicología, derecho penal, ética, toma de decisiones. Entendimiento de la predisposición cognoscitiva.

*Recursos Humanos. Valoraciones, autovaloraciones, Valoración de los pares, etc. Educación.

*Comunicación comercial. Aplicada a la publicidad, la teoría de la atribución sostiene que los consumidores pueden atribuir requisitos distintos a los que el publicista desea vender del producto publicitado (publicidad unilateral) o incluso diferentes a las cualidades actuales del producto comunicadas por un publicista honesto (publicidad con dos aspectos).

Esta teoría sugiere que los mensajes con dos aspectos incluyendo la información negativa del producto pueden conducir a las audiencias a pensar que el publicista está informando la verdad. Esta opinión realza la credibilidad en que el publicista dice la verdad cuando resalta las cualidades positivas que el sugiere que están asociadas al producto.
Los Esquemas

Se refiere a unidades estructuradas de conocimiento que reúnen conceptos, categorías y relaciones entre ellos en conjuntos de bloques basados en la experiencia social, pero con un carácter más concreto, más cerrado y más complejo, porque se trata de esquemas que representan información social, pero información reconstruida y reorganizada. Serán unidades molares de memoria.

Los esquemas poseen conocimiento abstracto fundamentado a través de episodios, eventos o datos. Se ponen en marcha de manera automática y son bases de conocimiento que contienen también información para la acción.

Hay algunos patrones de pensamiento relativamente estables que producen la regularidad de las interpretaciones acerca de un determinado conjunto de situaciones. El término “esquema” designa estos patrones de pensamiento estables.


Cuando una persona se enfrenta a una circunstancia, el esquema es la base para transformar los datos en cogniciones (definidas como cualquier idea con un contenido verbal o gráfico). Estos esquemas determinan la manera en que responde la persona ante las situaciones que vive.

En la depresión, los conceptos que tienen los pacientes acerca de determinadas situaciones, se distorsionan de tal modo que se ajustan a esquemas inadecuados que son muy potentes. El paciente pierde gran parte del control voluntario sobre sus procesos de pensamiento y es incapaz de acudir a otros esquemas más adecuados.

En una depresión más leve, el paciente generalmente es capaz de contemplar sus pensamientos negativos con una cierta objetividad. A medida que la depresión se agrava, su pensamiento está cada vez más dominado por ideas negativas.


En los estados depresivos más graves, el pensamiento del paciente puede llegar a estar completamente dominado por los esquemas idiosincráticos: está totalmente absorto en pensamientos negativos, repetitivos, perseverantes y puede encontrar extremadamente difícil concentrarse en estímulos externos (como leer o responder a preguntas) o emprender actividades mentales voluntarias (solución de problemas, recuerdos). El individuo puede no responder a los cambios que se producen en su entorno inmediato.

Tipos de Esquemas

*Esquemas del Yo

*Esquemas de personas. Se refiere a bloques de conocimiento sobre rasgos de conocimiento, motivos y atributos relativos a determinados tipos de persona. Sólo encontramos diferencia acerca de cómo se guarda la información relacionada con uno mismo. Esta es un conocimiento menos estereotipado, más cargado afectuosamente, es más complejo. Se guarda en formato verbal y visual.

*Esquemas de roles (normas y expectativas de roles). Se refiere a estructuras cognitivas que organizan el conocimiento sobre conjunto de normas y conductas asociadas a la posición de rol.

*Esquemas de grupos o categorías sociales (representaciones sociales o estereotipos grupales).

*Esquemas de sucesos (escenarios, guiones). Son estructuras cognitivas integradas por conocimientos asociados a sucesos. Están muy mediatizados a la variable cultura. El contenido de estos esquemas es muy variable respecto a la cultura.

*Esquemas de resolución de problemas. Basan el conocimiento sobre estructuras útiles para resolver problemas. Están muy mediatizados por el factor educación.

Cognición Social.

La cognición social es el campo de los saberes y competencias relativos a las personas (uno mismo y los otros); a las relaciones interpersonales que intervienen entre individuos identificados por parámetros personales y funcionales, en relación inmediata o retransmitida (comunicaciones, procesos de posiciona­miento mutuo y de influencia); a las relaciones en el seno de un grupo humano o entre grupos; a las situaciones sociales (comunicación, contexto y situación e interacción). Estos saberes y competencias se refieren a las emociones y los afectos (emoción), los móviles e intenciones que animan a los agentes sociales, de manera habitual o en una circunstancia particular, a los procesos de ajuste, de influencia, de evitación y de disimulación. Focalizando la atención, permiten seleccionar de los múltiples observables, a menudo discretos, que las personas emiten, aquellos que tienen valor de índices para interpretar los acontecimientos del entorno humano (atención e interacción). Estos acontecimientos accidentales o relativamente estables en el tiempo se si­túan en niveles de integración muy diferentes: mímica furtiva, mensaje, decisión, conducta que pone en acto un rasgo de persona­lidad, funcionamientos y actitudes habituales, escenas sociales, etc. Puede tratarse de acontecimientos inmediatos, u ocurridos en un pasado más o menos lejano, o futuros, o sólo probables. Tienen un impacto retroactivo en cuanto a interpretación del pasado y del momento actual, y proactivo en cuanto a la anticipación del efecto, componente principal de la regulación de las conductas, porque administra su reiteración, su modificación, su inhibición parcial o total (actnación/inhibición y control).

Estos constituyentes de la cognición social se caracterizan por su componente pragmático, se trata en efecto, en las situaciones de la vida real, de conocer y/o actuar para alcanzar un objetivo, eventualmente incompatible con el de otro, y evitar contrapartidas indeseables (acción). La postergación, los ro­deos, la astucia, la seducción y la negociación intervienen para evitar o administrar los conflictos. Asimismo, en el procesamiento de la información y en la solución de los problemas sociales inter­vienen de manera determinante los juicios, inferencias, deduccio­nes, categorizaciones y evaluaciones, sobre bases a veces muy sub­jetivas y personalizadas, aunque sean racionalizadas con arte (categorización, información, razonamiento y racionalidad).

Como lo ha mostrado Pierre Oléron y colaboradores, se re­quiere tomar en cuenta lo probable, lo dudoso y lo irreversible. Los procesos emocionales, puestos en primer plano en la empatía o la identificación, forman parte integrante de la aprehensión de las si­tuaciones sociales. Por otro lado, la cognición social reconoce nor­mas, convenciones y escenarios que permiten comprender y controlar la vida social en todos los niveles (normatividad). Ahora bien, términos como inteligencia social, competencia psicológica, competencia interpersonal, que integran estas diferentes dimen­siones y se refieren al conocimiento resultante de la acción exitosa, no se han incorporado con facilidad al discurso científico.

La teoría de la cognición social se ocupa, esencialmente, del modo como funciona el universo cognitivo del hombre de la calle, atribuyendo las diferencias que se plantean con el pensamiento científico a "errores" en el proceso lógico de pensar. El hombre vulgar pretende explicar el mundo que lo rodea, caracterizar la conducta de los demás, hacer inferencias de su vida psicológica interior y oculta. Para ello elabora "teorías implícitas" que se fundan en el conocimiento del sentido común originado en situaciones de interacción en la vida cotidiana, en la observación del comportamiento del otro, en los actos y situaciones más diversas. Luego, el sujeto se comporta con respecto a los demás y a su entorno atendiendo a los modelos explicativos que proponen estas "teorías implícitas".

Para la teoría de la cognición social, la realidad como fuente de conocimiento es neutra y la falta de objetividad de ese conocimiento al que se arriba y que opera como factor mediatizador de la conducta, depende de las formas "no lógicas" del pensar.

Errores Cognitivos.

Los errores sistemáticos que se dan en el pensamiento del depresivo mantienen la creencia del paciente en la validez de sus conceptos negativos, incluso a pesar de la existencia de evidencia contraria. Estos errores se denominan Distorsiones cognitivas y consiste en una forma de interpretar las cosas distorsionada y sistemática.

Las principales distorsiones cognitivas son:

*Pensamiento Dicotómico: Consiste en ver las cosas como blancas o negras, falsas o verdaderas, felices o infelices, no dándose cuenta de que estos conceptos son los extremos de un contínuo.

*Sobregeneralización: Consiste en ver un simple suceso negativo como un modelo de derrota o frustración que nunca acabará.

*Abstracción Selectiva: Poner toda la atención en un detalle, sacándolo de su contexto, ignorando otros hechos importantes de la situación y definiendo toda la experiencia sobre la base de este detalle. Así por ejemplo una crítica en el trabajo, puede llevar al paciente a concluir que no sirve para trabajar y que es un fracasado.

*Descalificación de las Experiencias Positivas: Consiste en no tener en cuenta las experiencias positivas y mantener una creencia negativa que no está basada en su experiencia diaria. No permitirse disfrutar sintiéndose bien, porque piensa que si se siente bien, después se sentirá mal. Por lo que incluso se siente mas por sentirse bien.

*Inferencia Arbitraria: Ver las experiencias como negativas existiendo o no evidencia a favor. Así, pueden decidir que alguien le responde de forma negativa sin confrontar sus pensamientos con los demás ó esperar que las cosas salgan mal, que los sucesos sean negativos, sin permitirse la posibilidad de que puedan ser neutrales o positivos.

*Magnificación y/o Minimización: Consiste en acrecentar sus errores y los éxitos de los demás. Por otro lado quitan importancia a los errores de los demás y consideran que los éxitos y cualidades propias son escasas y no cuentan en absoluto.

*Razonamiento emocional: Asumen que sus sentimientos negativos son el resultado de que las cosas son negativas. Si se siente mal, esto significa que su situación real es mala. Pero los sentimientos no reflejan la realidad sino que más bien constituyen un síntoma propio de su estado depresivo.

*“Debería”: Intentar empujarse y mejorarse a sí mismo con “debería”, “tendría que”, “debo hacerlo mejor”. Esto son imperativos que parten de patrones perfeccionistas y constituyen una crítica constante que se hace el paciente a sí mismo y que es poco saludable y útil. La consecuencia emocional de estos pensamientos es la culpa, la ira y el resentimiento.

*Etiquetación: Esta es una sobregeneralización mayor. Cuando se equivoca dice “Soy una persona muy estúpida”. Cuando no consigue algo que quiere se dice “Soy perdedor”. Se refiere a los sucesos con un lenguaje cargado emocionalmente. Al usar etiquetas están implícitas muchas características que no son aplicables a esa persona.

*Personalización: Consiste en verse a sí mismo como la causa de algunos sucesos externos desafortunados o desagradables de los que no es responsable. Una víctima de incesto, por ejemplo rehúsa hablar con sus padres acerca de esta experiencia, debido a que ella anticipa que ellos se sentirán mal y ella se sentirá culpable por esto.

HUMOR


Realizado por: Aprendizaje Social.

Equipo: 04.

Phillips 66.

Edición: 08.